20071031

Crónica de la II Carrera de Montaña Viento Sur (San Nicolás del Puerto - Sevilla)

¿Carrera de Montaña en Sevilla? Pozí. El Club Alcalareño de Montaña organiza por segunda vez esta carrera a donde acudimos varios representantes de los Pretorianos de Tomares y tropas auxiliares, como "elniño", aspirante a cientounero. Ninguno conocíamos la carrera, al ser tan joven, pero algunos ya conocían los hermosos parajes del parque natural de la sierra norte de Sevilla.

VIA VERDE DE LA SIERRA NORTE

La carrera sale de la localidad de San Nicolás del Puerto y termina en el Cerro del Hierro, antiguo poblado de mineros adaptado al turismo rural y de aventuras. El perfil de la carrera ya intuía que iba a ser una carrera durilla, pero la distancia (entre 23 y 25km, después explico el porqué de la inexactitud)

PLATO DE MIGAS CON CHORIZO Y COLACAO

DEjamos los coches en la meta donde tras recoger los dorsales nos metemos entre pecho y espalda un buen desayuno montañero a base de migas con chorizo y colacaos. Un autobus nos lleva a la Salida. Somos escasos 150 atletas. Mucho ambiente cientounero. Muchas caras conocidas. Higinio, alma mater de la organización nos dá las ultimas indicaciones del recorrido que no nos salgamos de él, que nos podemos caer en agujeros. Yo le hago caso, por si las moscas.

EL ABUELO PRETORIANO CON SUS MEJORES GALAS

Se da la salida y allá que vamos todos en tropel, a un kilómetro ya nos adentramos en la via verde, pasamos por el nacimiento del Huesnar, apenas una charca burbujeante, y cuando apenas llevamos un par de kilómetros por la via verde, perfectamente acondicionada, nos desviamos de ella y directamente al monte bordeando una almabrada de una finca. Ya en los 25km restantes, tan solo dejaríamos el terreno adrupto en un par de ocasiones que volveríamos a la via verde, o sea, una carrera de montaña en toda regla.

ENTORNO MÁGICO

A los pocos metros tenemos que vadear un riachuelo, donde las rocas, debido a la lluvia de los dias anteriores, amenazana con mandarnos al fondo de la corriente. A duras penas logramos pasarlo. Sin apenas respirar nos encontramos con un muro de montaña con una pendiente imposible, superior al 20% sin tener señalizado nigún camino ni nada. A piñon, por medio de la montaña. Los cuadriceps me van a reventar.

CUESTAS IMPOSIBLES

La bajada, igual, la misma pendiente y tenemos que descender casi agarrándonos con las manos y arrastrando el culo por la fuerte pendiente. Y sin apenas resoplar, de nuevo nos encontramos con otra fortísima pendiente que tenemos que subir zigzagueando (de ahí la inexactitud de la distancia de la prueba), las piernas no dan para mas. y como todo lo que sube baja, de nuevo otra bajada de las que quitan el hipo. No se ve el fondo, pero la gente baja.... llegamos a la conclusión de que esta batalla no va a ser un paseo triunfal. Nos toca sufrir.

POBLADOS MINEROS ABANDONADOS

Con apenas 5km recorridos, ya tenemos las piernas muy cargadas y doloridas. Nos hemos quedado en la retaguardia Pintus Impacatus (Rafa Iza; mi padrino en las pruebas de 100km) y yo. Por delante AVQ lidera la representación Pretoriana, seguida de Marco Antonio y Lucius, "elniño" y el Abuelo Pretoriano, que ha acudido con sus mejores galas. La ocasión lo pintaba.

RESTOS DE LA MINA A CIELO ABIERTO

Despues de este calvario, y tras pasar una hora para hacer 6km excasos, y con espartana resignación, la carrera discurre en un sufrimiento continuo para nuestras piernas, y una explosión y deleite de todos nuestros sentidos gracias a la belleza del entorno. Hemos cruzado por medio de cochinos que se han acercado a curiosear, hemos vadeados arroyos salvajes, hemos trotado por vias verdes rodeadas de una masa forestal impresionante, hemos subido y bajado pendientes imposibles, hemos corrido acompañados por rebaños de corderos, hemos tenido como banda sonora el piar de pajarillos en su entorno, hemos visto paisajes desde lo mas alto de la sierra norte, hemos compartido caminatas sufridoras con el resto de compañeros, hemos atravesado malezas salvajes, hemos bajado al fondo de abandonadas minas excavadas a cielo abierto, hemos pasado por desfiladeros de roca natural, hemos cruzado antiguos túneles ferroviarios, hemos transitado entre caballos andaluces sueltos en fincas privadas, hemos..... disfrutado como monos. 4h20 marcó el reloj cuando entramos juntos Rafa Iza y mi menda lerenda.

EL CERRO DEL HIERRO

La post-carrera como Dios manda, a base de botellines y caldereta de venao, numerosos premios y numerosos regalos sorteados entre los asistentes. Una organización impecable. Un recorrido, que mientras mas duro era, mas preciosos se tornaba. Una carrera mas para apuntar al calendario plummaniaco pretoriano cientounero. Lástima que haya que esperar un año entero para poder repetir ;-)

Salud. Plum

PD1: las agujetas que he tenido durante tres dias es para contarlo en otra entrada :)

PD2: el video de la prueba en Blog Pretoriano

3 comentarios:

anita dijo...

Como para no tener agujetas con tanto sube y baja...

felicitaciones! y con esos desayunos mas vale que esperes un año! dios ¿te queda estómago despues de eso?

Sylvie dijo...

Hay algo que se repite por tu blog...carreras de montaña, cuestas y zampadas...lo tuyo es de vicio ya por lo que veo...
Espero que estés ya recuperado de todos los dolores.

Gracias por tus felicitaciones.

besitos.

merak dijo...

me hizo mucha ilusion tu sms... gracias majete
abrazos